Eliminando algunos mitos sobre la meditación…

la foto-4

En cada momento, instante y fracción de segundo de la vida hay unos seis mil millones de mentes activas creando infinitas corrientes de pensamientos. Algunas mentes captan la esencia de la realidad, otros imaginan la realidad según sus propias experiencias y otros simplemente la mal interpretan.

Es cierto que existen mitos acerca de muchos tópicos y uno de estos grandes mitos es sobre la meditación.

Si una persona comienza a hablar sobre la “meditación” en un grupo social, una cena familiar, en el trabajo o en el club, aparecen todo tipo de imágenes y nociones sobre la meditación en la mente de las personas…unos comienzan a opinar sin saber, otros se callan pero dudan de si es una pérdida de tiempo.  ¿Será que esto es para mí? ¿Podré yo sentarme por largas horas? ¿Quién quiere meditar de todas maneras? ¡Esto no es para mi! ¡No tengo tiempo!

Muchas de estas opiniones son solo prejuiciosas. Estos son los mitos más comunes y las correctas respuestas.

1- Meditación es concentración

La meditación es des-concentración, todo lo contrario. La vida se rige por dos leyes, las del cuerpo y las de la mente. Las del cuerpo son todas con esfuerzo y las de la mente son todas con dejar ir. Concentración sin embargo es el resultado de la meditación. La concentración requiere esfuerzo y la meditación es absoluta relajación en la mente. La meditación es el arte de dejar ir sea lo que sea. El meditador entra en un estado de profundo de descanso y al salir de este estado con la mente relajada puede concentrarse más.

2- La meditación tiene que ver con lo religioso

Tanto el yoga como la meditación son prácticas milenarias y trascienden todas las religiones y son patrimonio cultural de la humanidad. Uno puede ser religioso y practicar meditación pero también ateo y hacerlo. Para meditar no hay barreras ni ninguna religión a la cual pertenecer. De hecho, la meditación tiene la habilidad de traer a todas las religiones, nacionalidades y creencias en un ambiente de aceptación.  Así como el sol irradia para todos, y el viento sopla para todos, la meditación igualmente beneficia a cada ser humano que la desee practicar. “Nosotros motivamos a personas de todo tipo de antecedentes, procedencia, religión, cultura y tradición a reunirnos juntos y meditar en un espíritu de celebración” afirma Sri Sri Ravi Shankar.

3- Hay que sentarse en la posición del loto para meditar

Lo correcto es sentarse cómodamente.

Sri Sri Ravi Shankar, Fundador de El Arte de Vivir y propulsor de la Meditación Sahaj Samadhi, un delicioso método. Samadhi significa ecuanimidad, SIN ESFUERZO, explica que durante la meditación es importante estar confortable y quieto, porque nos ayuda a ir a una experiencia más profunda durante la meditación pero al mismo tiempo el cuerpo debe de estar cómodo. Puedes sentarte con las piernas cruzadas, en una silla, en un sofá, todo eso está bien. Uno de los requisitos para la practica de la meditación es mantener una postura donde la espina dorsal esté erecta y la cabeza, cuello y hombros estén relajados.

4- La meditación es para personas adultas

La meditación es universal y añade valor a las personas de todas las edades. Se puede empezar a meditar a la edad de 8 o 9 años. Así como una ducha nos ayuda a mantener el cuerpo limpio, la meditación es como una ducha al nivel de la mente. En los colegios los niños están empezando a meditar porque les otorga más relajación, menos hiperactividad, rinden mejor y se llevan mejor con los compañeros.

“Luego de practicar meditación, ya no me molesto como solía hacerlo”, comparte Sandra, una estudiante de secundaria. “Solo unos minutos de meditación me pueden mantener calma durante todo el día”, comparte  Karen de 19 años. “La meditación me llena de entusiasmo y esto transmito a mi alrededor”, subraya otro joven meditador de 25 años.

5- La meditación es como una especie de hipnosis

La meditación es un antídoto para la hipnosis. En la hipnosis, la persona no está consciente de lo que está pasando. En la meditación se produce un cierto estado de alerta y la mente se mantiene en el momento presente. La hipnosis lleva a la persona a revivir las mismas impresiones que están atrapadas en la mente. La meditación busca liberarnos de esas impresiones para que nuestra consciencia alcance claridad y frescura. El hipnotismo incrementa el metabolismo y la meditación lo reduce. “Las personas que practican meditación y Pranayama de manera continua no pueden ser hipnotizados de una manera tan fácil” afirma Sri Sri Ravi Shankar. En la meditación profunda se emanan Iones positivos que no se emanan bajo la hipnosis.

6- La meditación es el control de los pensamientos

Los pensamientos son impulsos de energía y un contenido de Dios que nosotros no podemos controlar. Durante la meditación te haces testigo de ellos pero solo después que llegaron a ti. Los pensamientos son como nubes pasajeras en la mente. Vienen y van sin control. Tratar de controlar los pensamientos implica un esfuerzo y la llave para relajar la mente es desde un espacio sin esfuerzo. En la meditación deseamos buenos pensamientos pero tampoco rechazamos los malos. Eventualmente podemos trascender los pensamientos y movernos a un espacio de silencio donde no afectan.

7- La meditación es una forma de no enfrentar los problemas

Es todo lo contrario, la meditación te empodera para enfrentar los problemas con una sonrisa. Te ayuda a desarrollar la habilidad de manejar situaciones de una manera placentera y constructiva. A través de la meditación desarrollamos la habilidad para aceptar las situaciones como son y tomar consciencia para actuar, en vez de quedarnos atrapados por el pasado y preocupados por el futuro. La meditación te nutre de fuerza y de autoestima. Es como una sombrilla para los días lluviosos.

8- Es preciso meditar horas para alcanzar profundidad

No es necesario meditar por horas para alcanzar una experiencia profunda de meditación. La conexión con esa parte en lo más profundo de tu Ser, tu fuente, puede pasar en fracciones de segundo. Con la práctica de 20 minutos de Meditación Sahaj Samadhi en las mañana y 20 en la tarde es suficiente para ese viaje hermoso hacia ti. Sí es cierto que mientras seas más regular en la práctica de la meditación, la calidad de la misma se irá incrementando gradualmente.

9- Si meditas, posiblemente te conviertas en un monje 

No tienes que renunciar a la vida material para meditar o progresar en el camino espiritual. De hecho la calidad de tu disfrute en la vida mejora mientras más meditas. Desde una mente en paz y relajada, es posible vivir una vida feliz y hacer a las personas que te rodean también felices.

10- Solo se puede meditar en horas específicas

En cualquier momento puedes meditar y todas las direcciones son buenas para meditar. La única cosa para tomar en cuenta es que tu estómago este vacío, ideal es a la salida y la puesta del sol (en la mañana y al caer la tarde) porque son los momentos en que te puedes preparar para empezar y continuar el día desde una mente calmada y relajada.

Beatriz Goyoaga, Instructora de El Arte de Vivir desde hace 16 años y de Meditación Sahaj Samadhi desde hace 6, ha colaborado con la revisión de este artículo que está basado en el Conocimiento de Sri Sri Ravi Shankar.

.