Encontrar la Dirección de la Vida – Sri Sri Ravi Shankar

Un río necesita dos orillas para poder fluir. La diferencia entre un río que corre y uno que inunda es que el agua fluye de manera regulada en el río durante las crecidas, el agua “desborda” y no tiene una dirección.

De manera similar, la energía de vida de uno necesita alguna dirección para fluir. Si no le das dirección entonces se crea confusión. Hoy en día muchas personas están confundidas porque que no tienen una dirección en sus vidas. Cuando estás feliz, hay mucha energía de vida en ti, pero cuando la energía de vida no sabe a donde ir o como moverse se atasca. Cuando se atasca, se pudre! Así como el agua necesita fluir, la vida necesita seguir en movimiento.

Para que la energía de vida se mueva en una dirección, el compromiso es esencial. La  vida fluye con el compromiso. Si observas cada pequeña o gran cosa en la vida, verás que va a acompañada de cierto compromiso. Nuestro compromiso es proporcional a lo que tenemos, a nuestro poder, nuestra capacidad.

Siempre quieres más poder, más energía y más alegría en la vida. Esta tendencia de querer más está dentro tuyo, solo tienes que darle un giro, una vuelta. En vez de pensar ¿Qué más puedo obtener?, comienza a preguntarte ¿Qué má puedo hacer?, y veras como habrá mas alegría. La naturaleza de la alegría es dar. Cuanto más responsabilidad tomes, más poder y energía te vendrá.

Cuando algo adentro lastima ¿Cómo resolverlo y ser felíz? Sri Sri Ravi Shankar

Sé que algo adentro mío me está lastimando, pero no quiero pensar en ello. ¿Cómo puedo resolverlo y ser felíz sin pensar en ello?

Sri Sri Ravi Shankar dice que cuando te sientes lastimado lo sientes muy profundamente. Por eso es que cuando sientes algo muy profundamente, también sientes una pequeña herida dentro de ello. En el amor profundo también hay dolor. Es una mezcla que no se puede separar. Cuando trasciendes ese dolor y ese amor profundo, vas más allá de la dualidad y aparece la paz. La paz permanente. Y sólo el despertar espiritual puede proveer esa paz permanente. Estando en el conocimiento, en el camino, ya no te sientes triste en absoluto. Algo en lo profundo tuyo se transforma en fuerte y sólido, de modo que nada verdaderamente te toca. Cuando estás más allá del dolor y del amor, esto sucede.