No hay mal que por bien no venga

imageLos valores opuestos son complementarios. En mi pueblo se decía “No hay mal que por bien no venga”.

Había una vez un campesino que trabajaba con su hijo. Un día el hijo le dijo: “¡Padre se escapó el caballo”. El padre se enojo, dejaste el portón abierto, ¡eres un inútil! Y el hijo le respondió…¡no hay mal que por bien no venga!

A los pocos días, el caballo regresó acompañado de una preciosa yegua salvaje y dos potros.

“Qué suerte!”, dijo el joven “Nuestro caballo ha traído tres más.” Unos días después, el muchacho se monto en la yegua y ésta en dos corcovos lo puso en el suelo y se quebró una pierna. El padre le dijo “irresponsable, no ves que es salvaje, ¿dónde está el bien aquí? “Padre, no hay mal que por bien no venga”.

Pocos días después, pasaron por la aldea buscando soldados para enrolar en la guerra, como el joven estaba en cama lo dejaron y siguieron de largo.

¡No hay mal que por bien no venga dijo el chico de nuevo!

13 comentarios en “No hay mal que por bien no venga

  1. Hermoso,como siempre,Beatriz.Gracias por este y por todos los tan lindos mensajes,que siempre nos envias.Beso enoooorme.Namaste

  2. Gracias Bea! como siempre este conocimiento llega en el momento justo. Para crecer a veces hay que pasar por momentos “malos”.
    Abrazo!

  3. Gracias por recordarme que hay que saber mirar los sucesos con esperanza y no llenar la mente de negatividad.

  4. Siiiii Bea ,hay que dejar llevarse x las señales y sorprenderse ,está perfecto tu comentario ……No hay mal que por bien no venga ! Abrazooooooo

  5. Muchas gracias por este mensaje y todos los que recibo de ustedes,me ayudan mucho en el camino de la vida,bendiciones para usted y su equipo.

  6. Que cierto es esto Beatriz ,sucede que los seres humanos vemos en forma muy acotada y la Divinidad ve mas alla de todo y es por algo que suceden las cosas, gracias por compartirlo un cariño enorme Graciela.

Los comentarios están cerrados.