Milagro en el cerro Champaquí

Lean la historia de mi amigo. ¡Se cayó por una cornisa y se salvó!

CORREDOR

El sábado 11 de septiembre de 2010, a las 23:30hs equivoqué un camino, caí por un barranco y quedé milagrosamente detenido en una cornisa de no más de medio metro de ancho. Para abajo y a los costados, 150 metros de vacío. Para arriba, una pared de más de 20 metros de alto, inaccesible para trepar. El único pedazo de montaña que podía sostenerme lo hizo, una caricia de Dios en ese momento dramático.

Me encontraba compitiendo en la “Half Mision”, una carrera de aventura de 80 kilómetros que recorría todo el Cerro Champaqui, en San Javier, Córdoba  y estaba atorado en un lugar imposible de salir por mis propios medios. Sólo me quedaba rezar y aguardar la ayuda, sabiendo de la angustia que estarían sintiendo mis seres queridos al notar mi ausencia al final de la competencia.

Por 42 horas viví en ese lugar moviéndome apenas lo necesario, con la fortuna de contar con alimentos, un hilito de agua, una manta de supervivencia y una fe absoluta en que me encontrarían. Siempre me sentí acompañado y ayudado por las infinitas cadenas de oraciones que mi familia, amigos y compañeros de trabajo habían coordinado.

En esas largas horas puse en juego todo lo aprendido en los cursos de El Arte de Vivir, particularmente aceptar el momento presente y poner mi mente y energías en forma positiva. Para finales del segundo día el clima había empeorado, unas nubes bajas imposibilitaban la visión y temía quedar atrapado otra noche de frío.

Hasta ese momento los pedidos de ayuda a Guruji los había hecho para mis adentros, en silencio, pero ahí empecé a gritarle pidiéndole por favor volver con los míos. En forma milagrosa, las nubes se abrieron, salió el sol y a los pocos minutos aparecieron los rescatistas.

En momentos difíciles, mantener el corazón caliente y la cabeza fría puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Todos estamos sostenidos por hilos invisibles que vamos forjando a lo largo de nuestra vida. Hoy agradezco la generosidad de todos los que ayudaron a que haya vuelto a nacer.

Es un verdadero milagro que esté vivo, es cierto…¿pero no lo es acaso que todos lo estemos?

Cristian Gorbea

8 comentarios en “Milagro en el cerro Champaquí

  1. Gracias por compartir esta experiencia de supervivencia. Nos sirve a todos, por si caemos en igual situacion. Beso Bea !!!!

  2. Maravilloso milagro! Gracias Sri Sri por cuidarnos y darnos fortaleza.

    Rosa Elena ☮ Sent from my iPhone

    >

  3. Gracias Bea por dejarme estar a tu lado. Muchas veces le pedi a Dios que me guie para ser instrumento de EL ARTE DE VIVIR y lo soy. Un domingo hermoso y agradezco
    a Dios y a vos. Compartir la comida y vertr bendecirla fue hermoso. Te amo
    Ya me pongo a trabajar en ARGENTINA MEDITA y me ofrrzco a ser tu secretaria en las reuniones de fin de semana.

      • Hace un año eso mismo le pasó al monitor Salesianos . Amigo de mi hijo el mayor y entrenador del pequeño,,preparado las rutas pata el campamento que luego harian todos juntos ,pero a El si se le cortó el hilo con esta Vida. No se como lo pasó, pero en todos nos dejóuna frase que te quiero compartir”. Lo que no se Da, se pierde”. Bienvenido de nuevo y que Tu Hilo y Tú Camino esten llenos. Gracias por hablar de tu experiencia.
        Porque sé qe está donde debe y Tus palabras me han llenado de muchas emociónes pero.sobre todo dé mucho AMOR. GRACIAS. MARISA

Los comentarios están cerrados.