¿Alguna vez te insultaron?

El ser humano está obligado a vivir entre los opuestos que existen en este planeta y esto lo confunde. Tenemos bueno y malo, alegría y tristeza.

Todos los elogios y los insultos que te hacen, la alegría y la tristeza, la suerte y la mala fortuna, estos opuestos suceden sólo en el planeta Tierra, y no nos queda otra opción que hacerle frente, atravesarlos, convivir con ellos y seguir adelante.

Estos opuestos están ahí para transformarte en un alma fuerte, en un individuo con valor y entereza. Tener esta entereza es una verdadera fortaleza.

Si uno es capaz de sonreír a través de los acontecimiento de la vida, sean estos hechos buenos o malos, difíciles o fáciles, ¡entonces eres o te haces una persona sólida! Y este es el propósito de estos opuestos.

3748063_by_FttSniper

¿Eres capaz de mantener la sonrisa y serenidad cuando las circunstancias son adversas? Es difícil, ¡no es así nomás! Pero tenemos que hacerlo, es como el dolor de las encías cuando crecen los dientes a un niño.

Si intentas huir de los opuestos, el dolor, la tristeza, etc, no sirve de nada, solo lo postergas, aquello de lo que quieres huir sólo va a perseguirte más. El hecho continuara hasta que lo atravieses.  Si no es ahora será mas tarde, de esto no hay duda.

Por lo tanto lo sano es ocuparse de todo lo que tienes que hacer ahora, y atravesar los opuestos con una sonrisa, con coraje y con entusiasmo.

Si miras para atrás, las experiencias amargas que has encontrado a lo largo de tu vida le han dado profundidad a tu personalidad, te han enriquecido, mientras que las buenas experiencias ampliaron tu personalidad y te hicieron expandir. Ambas han contribuido a tu desarrollo, ya sea que hayas tenido buenas o malas experiencias ambas deben ser bienvenidas, ya que fortalecen tu personalidad. Ambas contribuyen a tu bienestar de una forma inimaginable que no puedes entender.

Atravesar las experiencias sin queja y con entereza es parte de lo necesario para tu evolución espiritual, así como las prácticas de meditación y respiración, yoga u oración. Las experiencias agradables son también una parte de las prácticas. Lo mismo que ocurre con los eventos desagradables que atravesaste. Por ejemplo, si la gente te elogia o te insulta ambos son una parte de tu desarrollo, es un requisito, ¡es el dolor de las encías!

En ambos casos, te vuelves más sólido, más centrado, y creces en la forma correcta, fortaleciendo puntos débiles o remarcando lo necesario. Nada es de casualidad, ni el menor insulto. ¡Todo tiene un motivo ulterior positivo!

Basado en el Conocimiento de Sri Sri Ravi Shankar

15 comentarios en “¿Alguna vez te insultaron?

  1. Beatriz,
    No te conozco no había sabido de ti hasta hoy que recibí, de una querida amigo, el pensamiento sobre ¿Alguna vez te insultaron? y si bien no recibí un insulto en el término estricto, sí en el amplio, en algo que me dolió muchísimo por lo injusto. Pero, gracias a tu pensamiento y al de otros amigos, lo supero y aprendo en la vejez, cuando todo duele más, a pensar en positivo, a que todo dolor e insulto puede convertirse en experiencia y nueva enseñanza. Gracias de todo corazón.
    Dra. María Luisa Rodríguez-Sala

    • Maria Luisa en que país estás?
      Gracias por tus palabras, te invito a que te envie mis escritos con frecuencia, sin costo claro!!! Solo tienes que suscribirte a mi blog.
      Has hecho el curso de EL Arte de Vivir??

  2. Gracias Beatriz por tus consejos porque me hay caido como anillo al dedo.
    Hoy me duelen las encias!!!!!!! Silvia Sassali

  3. Es que para eso son los obstáculos: para fortalecernos. Gracias Bea por reafirmárnoslo ¡¡¡

Los comentarios están cerrados.