Protege tu mente

spamental3

Hay cuatro actitudes que es bueno tener en la vida:

Amabilidad: Se amable y simpático con las personas que son felices. Si no sientes simpatía con la gente feliz, estarás celoso. Esto es porque piensas que tu enemigo es feliz, y no puedes tolerar que tu enemigo sea feliz. Por lo tanto, estrecha la mano de la gente feliz. Esa actitud le hace mucho bien a tu mente.

Compasión: No sientas simpatía por las personas que son desdichadas, en cambio, ten compasión por ellas. Si sientes simpatía por la gente infeliz te hará infeliz. Y si te vuelves desdichado, nunca podrás ayudarlos a salir de su desdicha. Por lo tanto, mantén una sutil diferencia en tu relación con ellos. Muchas personas se han metido en problemas por sentir simpatía con la gente infeliz, ambos se convierten en desdichados.

Es como un médico que visita a un paciente que está enfermo y el médico también se enferma. Si el médico piensa: ¿Cómo puedo solo yo estar sano? Permítanme compartir la desdicha del paciente, entonces, ¿quién va a ayudar al paciente? Así que, ¿Cuál debería ser la actitud con la gente que es desdichada? La compasión, no la lástima.

Felicidad: Hacia las personas que están haciendo un buen trabajo o que tienen éxito en el mundo, debes sentirte feliz como si tu fueras el que lo está haciendo.

Por ejemplo, si alguien que es un buen cantante, canta y lleva alegría a todo el mundo, al verlo se debe pensar, “Me siento tan feliz de que esta persona canta tan bien, y hace felices a todos.”

Si alguien es un buen actor y entretiene a todo el mundo debe sentirse uno feliz por eso. Si alguien es un gran arquitecto y construye edificios hermosos debes sentirte feliz por eso. Cada vez que alguien hace un buen trabajo, comparte esa felicidad con ellos, tenemos que tener esta actitud.

Indiferencia: Hacia las personas que están haciendo cosas horribles en la sociedad, destruyéndose a sí mismos, por lo general nos enojamos con ellos. Cuando estás enojado, tu mente sufre una gran pérdida. Se pierde mucha energía, pierde su estado de ánimo y su entusiasmo. Cuando la energía y el entusiasmo se van lejos de ti, te enojas y no eres mejor que la otra persona. No sabes lo que haces. Así que, ¿qué debes hacer en una situación así? Ten una cierta indiferencia en tu mente.

Por ejemplo, hay ladrones en el mundo, que están ahí, ¿qué puedes hacer al respecto? En primer lugar aceptar, se indiferente. Sin embargo, esto no significa que no tomes ninguna acción. Tu mente es indiferente (no es afectada), pero actua en consecuencia.

Estas son las cuatro actitudes que nos ayudarán a salvar nuestra mente. Esto es lo que tenemos que hacer, salvar a nuestra mente a toda costa.

Sri Sri Ravi Shankar